Mutismo selectivo infantil

 

El Mutismo Selectivo es un trastorno de Ansiedad Infantil que consiste en que los niños afectados, en determinados contextos o circunstancias, pueden llegar a inhibirse de manera tal que parecen mudos, a pesar de poder hablar normalmente en situaciones en las que se sienten cómodos y relajados.

El mutismo selectivo puede resultar muy incapacitante para el niño, tanto en el colegio como en el área social. En algunas ocasiones, puede iniciarse de forma progresiva como consecuencia de una timidez extrema o debido a un acontecimiento estresante (hospitalización, cambio de casa, de ciudad, etc.).

Según los estudios, sitúan el número de afectados en la escuela primaria en un porcentaje del 1%. Por lo tanto, es una de los trastornos denominados “raros”. Suele haber una mayor incidencia en niñas que en niños.

Según los estudios, existe una mayor presencia de antecedentes de ansiedad, fobias y depresión en familiares directos de niños con mutismo selectivo. Esto indica la presencia de ciertos factores de vulnerabilidad transmitidos genéticamente. Además, puede ejercer mucha influencia en los niños la observación directa de los modelos familiares relacionados con la ansiedad.

El DSM (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders) es el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría y contiene descripciones, síntomas y otros criterios para diagnosticar trastornos mentales.

Según el DSM-IV el mutismo selectivo presenta las siguientes características:

Incapacidad persistente para hablar en situaciones sociales específicas (en las que se espera que hable, como, por ejemplo, en la escuela) a pesar de hablar en otras situaciones.
La perturbación interfiere con el rendimiento escolar o laboral o con la comunicación social.
La duración de la perturbación es de por lo menos un mes (no se limita al primer mes de la escuela).
La incapacidad para hablar no se debe a una falta de conocimiento de, o a no encontrarse cómodo con, el lenguaje requerido en la situación social.
La perturbación no se explica mejor por la presencia de un trastorno de la comunicación (por ejemplo, tartamudeo) y no aparece exclusivamente durante el curso de un trastorno generalizado del desarrollo, esquizofrenia u otro trastorno psicótico.

Algunos síntomas que se pueden observar y que ayudarían a detectar este trastorno:

  1. Incapacidad o dificultad consistente en hablar en situaciones sociales específicas (como en la escuela) a pesar de hablar en otras situaciones (como en el hogar).
  2. La falta de hablar no se debe a la falta de conocimiento.
  3. No hablar interfiere negativamente con la escuela o el trabajo, o con la comunicación social.
  4. Puede ser terco o agresivo, tener berrinches cuando regresan de la escuela, o enojarse cuando es preguntado por los padres.
  5. Puede parecer grosero, desinteresado o malhumorado.
  6. Dura al menos 1 mes (no se limita al primer mes de escuela).
  7. No es debido a un trastorno de comunicación (por ejemplo, tartamudez). No ocurre exclusivamente durante el curso del trastorno del espectro autista, esquizofrenia u otro trastorno psicótico.
  8. Los más seguros de sí mismos pueden usar gestos para comunicarse (asintiendo para decir “sí”…)
  9. Algunos pueden llegar a responder con alguna palabra o pueden hablar como un susurro o voz alterada.
  10. Presentan síntomas ansiosos como inquietud, transpiración, dificultad en separase de los brazos de su madre para poder comunicarse con personas no familiares

Sería muy importante tener en cuenta estos síntomas ya que la intervención a edades más tempranas tiene un mejor pronóstico y, si se interviene tarde, el curso es más deteriorante y se pueden desarrollar trastornos asociados.

Bibliografía.

  • http://etci.com.ar/blog/mutismo-selectivo-infantil/
  • http://faros.hsjdbcn.org/es/articulo/indicios-identificar-si-nino-padece-mutismo-tipo
  • https://psicodiagnosis.es/areaclinica/trastornosemocionales/el-mutismo-selectivo/index.php
  • https://www.lifeder.com/mutismo-selectivo/
Esta entrada fue publicada en Blog. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *