En qué consisten las dificultades del aprendizaje

 

A finales del siglo XIX se documentó una serie de casos donde existía un síndrome caracterizado por la alteración en el aprendizaje de la lectura, independientemente de la capacidad intelectual, la instrucción, la motivación para el aprendizaje y la ausencia de déficit sensorial. Ya en 1963, Samuel A. Kirk empleó el término “dificultades del aprendizaje” para englobar un grupo de trastornos que a fectan a las habilidades lingüísticas, visuoespaciales, de razonamiento y matemáticas.

El National Joint Committee for Learning Disabilities de 1988 propuso la siguiente
definición: ‘DA es un término general que se refiere a un grupo heterogéneo de trastornos que se manifiestan por dificultades significativas en la adquisición y uso de la escucha, habla, lectura, escritura, razonamiento o habilidades matemáticas. Estos trastornos son intrínsecos al individuo, se suponen debidos a la disfunción del sistema nervioso central y pueden ocurrir a lo largo del ciclo vital. A pesar de que las dificultades del aprendizaje pueden coexistir con otras condiciones incapacitantes (deficiencia sensorial, retraso mental, trastornos sociales y emocionales) o influencias ambientales (diferencias culturales, instrucción inapropiada o insuficiente, factores psicogénicos), no son el resultado directo de estas condiciones o influencias’

A raíz de las múltiples definiciones existentes acerca de las dificultades de aprendizaje, González (2012) expone ciertas características que forman parte de los niños con este tipo de dificultades. Algunas de estas características son:
» Grupo heterogéneo.
» Dificultades de adaptación al sistema educativo.
» Dificultades para adquirir nuevos conocimientos, destrezas o estrategias.
» Deficiencias en estrategias de aprendizaje (uso, consciencia y velocidad).
» Retraso leve en el desarrollo.
» Bajo rendimiento en lenguaje, lectura, escritura y matemáticas.
» Presumibles problemas en procesos psicológicos: atención, memoria, percepción, lingüísticos, razonamientos, cognición social y metacognición.
» Las dificultades pueden aparecer a lo largo del ciclo vital..
» Resistencia al tratamiento.

Kirk y Chaflant (1984) distinguen entre las DA evolutivas y las DA académicas:

  1. Evolutivas, se caracterizan por presentar deficiencias en los procesos psicológicos básicos. Hay dos grupos:
    – Primarias, presentan deficiencias perceptivas de atención y de memoria.
    – Secundarias, presentan deficiencias en el pensamiento y en el lenguaje oral. Son consecuencia de las primeras.
  2. Académicas, dificultades específicas en aprendizajes instrumentales.
    – Dificultades en lectura.
    – Dificultades en escritura.
    – Dificultades en el deletreo y expresión escrita.
    – Dificultades en la aritmética

Es necesario especificar si las dificultades se circunscriben al área de la lectura, escritura o las matematicas:

Con dificultades en la lectura:
– Precisión en la lectura de palabras.
– Velocidad o fluidez de la lectura
– Comprensión de la lectura.
Con dificultades en expresión escrita:
– Corrección ortográfica.
– Corrección gramatical y de la puntuación.
– Claridad u organización de la expresión escrita.
Con dificultad matemática:
– Sentido de los números.
– Memorización de operaciones aritméticas.
– Cálculo correcto o fluido.
– Razonamiento matemático correcto.

Estas son algunas señales de alarma que podéis observar en el caso de que dudéis que un niño pueda tener alguna dificultad de aprendizaje:

  1. Llega a los cinco o seis años sin definir una dominancia lateral.
  2. Desarrollo cognitivo: Problemas en memorizar los días de la semana, el alfabeto, etc., problemas para recordar las actividades rutinarias, dificultades en la noción causa-efecto, en contar y secuenciar, dificultades en conceptos básicos (como tamaño, forma, color).
  3.  Atención:Alta distraibilidad, dificultades para permanecer en una tarea; hiperactividad y/o impulsividad excesiva.
  4. Le cuesta ubicarse en el espacio. Los padres le indican que deje un objeto en un lugar determinado y no lo encuentra; que vaya a buscar algo a una habitación y se pierda por el pasillo.
  5. Motricidad: Torpeza en motricidad gruesa (como correr, saltar), equilibrio pobre, torpeza en la manipulación fina (como atarse botones o ponerse los zapatos), evitación de actividades como dibujar, hacer trazos, etc.
  6. Lenguaje: Problemas de pronunciación, dificultad para entender órdenes sencillas, dificultad para entender preguntas, desarrollo lento en la adquisición de palabras y/o frases, dificultad para expresar deseos o necesidades a través del lenguaje oral, dificultad para rimar palabras, falta de interés en relatos o cuentos.
  7. Dificultades en las habilidades sociales.
Esta entrada fue publicada en Blog. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *