Consejos para ayudar a hablar de la muerte y del duelo con los niños

En nuestra sociedad actual se ha llegado a considerar la muerte como un tema tabú o, al menos, como algo que se busca no mencionar para evitar sentir sufrimiento o protegerse del dolor. Y, ¿por qué evitamos hablar de ella? Se ha demostrado que a todos los seres humanos nos inquieta y nos angustia la muerte.

Sin embargo, es algo ineludible y, es necesario hablar de ella, sobre todo con los niños. Ante una situación cercana en la que alguien ha muerto es muy importante no ocultar, hacer callar o mentir al niño frente a este hecho. En primer lugar, debido a que esto puede generar aún mayor dolor en el niño y puede llegar a convertirse en algo patológico. Ante una situación donde sus cuidadores le mienten o le ocultan algo, el niño experimentará miedo y desconfianza. En segundo lugar, el niño va a encontrar situaciones en las que han muerto personas a lo largo de toda su vida, por lo que será positivo ir acercándole y ayudándole a sobrellevar estas circunstancias.

¿Tienen los niños curiosidad ante la muerte? A pesar de no haber vivido un duelo o la pérdida de un familiar los niños se hacen numerosas preguntas sobre la muerte. Cuando no saben, pero buscan descubrir y no obtienen respuestas, llegan a inventar ellos mismos sus propias teorías que les lleva a elaborar ideas erróneas que pueden provocarles más angustia y confusión que la propia realidad.

Entonces, ¿cómo ayudamos a los niños a tener mayor conocimiento sobre la muerte y que lleguen a comprenderla? Lo primero de todo será adecuarse siempre a la edad del niño y a su nivel de comprensión. Los ejemplos de situaciones parecidas a las que ha vivido pueden ser grandes aliados a la hora de explicarles y darles ejemplos.

Será necesario, por lo tanto, explicarle algunas premisas básicas sobre lo que significa la muerte:

  • La muerte es universal: todos los seres vivos mueren.
  • La muerte es irreversible. Cuando morimos no podemos volver a estar vivos nunca.
  • Todas las funciones vitales terminan completamente en el momento de la muerte. Cuando morimos el cuerpo ya no funciona.
  • Toda muerte tiene un por qué. Es importante explicarles la causa física por la que morimos.

Tras tener claras estas premisas, me gustaría proporcionar algunos consejos que puedan ayudar a comunicarle al niño la muerte de un ser querido:

  1. La noticia de  la muerte debe ser transmitida lo antes posible y a través de una persona en la que confíe, a ser posible sus padres.
  2. Sería bueno que se diera la noticia poco a poco y completándolo con las preguntas y dudas que pueda tener el niño.
  3. Es muy importante decirles siempre la verdad.
  4. Será necesario responder a todas las preguntas que tenga y transmitir la información de manera que lo comprenda.
  5. Lo más importante será subrayar que la persona que ha muerto ya no está y que nunca volveremos a verla.
  6. Es importante asegurarse de que el menor tenga claro que no es responsable de la muerte de la persona: el pensamiento mágico que predomina hasta los 10 años en los niños pueden ocasionar culpabilidad y sentimiento de ser responsable de la muerte de la persona. Puede haber niños que piensen que la muerte de su abuela es su culpa ya que no le dio un beso cuando se lo pidió.
  7. Darles seguridad y protección y ayudarles a combatir el miedo a que otro familiar cercano también pueda morir será muy importante durante todo el proceso del duelo.
  8. Transmitirle que la persona que ha muerto siempre estará en nuestra memoria, en nuestros recuerdos y nuestro corazón.
  9. No hablar del fallecido no será una opción ya que eso complicará el duelo del niño. Es importante hablar de nuestros sentimientos y escuchar lo que sienten los demás, aunque eso pueda ocasionar  dolor.

Hablar de la muerte siempre es doloroso, difícil y complicado. Pero transmitirle a los niños que puedes hablar de eso con ellos les proporcionará una sensación de tranquilidad, confianza, protección y apoyo. Pasar por una etapa de duelo es difícil pero será mejor superarlo apoyándote en los demás y permitiendo que los demás se apoyen en ti.

Si queréis profundizar más sobre ello, a continuación, os comparto el link de la guía que me ha ayudado a escribir este post, es muy explicativo y descriptivo y puede ayudar a resolver aquellas dudas que podáis tener: Explícame qué ha pasado. Guía para ayudar a los adultos a hablar de la muerte y el duelo con los niños.

 

Esta entrada fue publicada en Blog. Guarda el enlace permanente.