Las vacaciones de verano y los niños

¡POR FIN HAN LLEGADO LAS VACACIONES!

Hoy es el día más esperado de los niños en todo el año. Puede ser, incluso, el mejor día de todos.
Calor, ropa de verano, maletas llenas de libros casi terminados y estropeados de tanto uso durante todo el curso, las notas finales, etc.
Aunque, para los padres, puede ser un período difícil ya que deben conciliar sus horarios laborales con las vacaciones de los niños, es muy positivo transmitirles a los niños la suerte y felicidad de disfrutar de las vacaciones de verano. Muchas veces, los abuelos son una gran ayuda y facilitan estos días que aún nos quedan para disfrutar de nuestras propias vacaciones.

Será importante darle a los niños un tiempo de “libertad”, en el que las normas sean un poco más flexibles (normas referidas a la hora en la que deben irse a dormir, la comida que se toma solo en días de fiestas, etc.) y les ayuden a descansar de todo el curso. Es importante comprender que el año escolar, para un niño, es una época agotadora, llena de horarios, actividades y esfuerzos.
El verano debe ser un momento de descanso y de desconexión que les prepare para el próximo curso.

Sin embargo, estamos ante un verano muy largo, cerca de dos meses y medio, y tanto tiempo de libertad y ausencia de “normas” puede ser algo complicado para un niño. Aunque nos pueda parecer difícil de entender, los niños necesitan normas y límites que le guíen en su día a día. Gracias a ellas, se sienten más seguros y adquieren más habilidades y recursos para las próximas etapas de su vida.

Por lo tanto, será beneficioso, tras esos días de “descanso total”, que se establezca una especie de rutina donde realice algún tipo de actividad novedosa que beneficie al desarrollo del niño y ayude a que no esté ocioso y aburrido todo el verano. Estas actividades pueden ser: ir a natación, clases de pintura, campamento de verano, cuadernillos de repaso de los conceptos que ha trabajado durante el curso, etc.

A su vez, la tecnología no debería ser un “self service” y es importante establecer horarios que le permita al niño jugar de manera moderada y que no se establezca ningún tipo de abuso hacia las tecnologías.

El verano puede ser un época buena para fomentar y hacer partícipe al niño en las actividades domésticas. Transmitirle que las tareas del hogar no son responsabilidad solo de los padres, sino de todos los miembros de la casa.
Esto, nos puede parecer un poco desconcertante pero es muy positivos que, desde pequeño, se sientan responsables y aprendan, poco a poco, las tareas que deberán practicar en su vida adulta.

También, es una época muy buena para pasar más tiempo con tus hijos, siéntate a jugar con ellos, cuéntale historias de tu infancia para que se sientan comprendidos, haced actividades juntos, etc. Mejorar el vínculo y establecer momentos, fuera de distracciones y horarios, donde podáis compartir con vuestros hijos vivencias que para ellos serán muy enriquecedoras.

Por último, puede ocurrir que un período de tiempo tan prolongado en familia pueda generar momentos tensos y de discusión, ya sea entre hermanos, la pareja o entre padres e hijos. Pero se debe intentar minimizar esas situaciones que puedan afectar a la dinámica familiar y a las vacaciones en familia.

En resumen, es importante que los niños descansen de todo el año, que realicen actividades nuevas que le ayuden en su desarrollo, establecer algún tipo de rutina y hacerle partícipe en las tareas de la casa. Pero, sobre todo, lo que deben hacer es:

¡SER FELICES Y DISFRUTAR DEL VERANO!

Publicado en Blog | Comentarios desactivados en Las vacaciones de verano y los niños

Tics en la infancia

Los tics se definen como movimientos involuntarios, intermitentes, estereotipados y breves, sin finalidad alguna y tienen un carácter repetitivo pero no de manera rítmica. Aunque se presentan de manera involuntaria, el niño tiene cierto control sobre estos movimientos pero no de forma permanente o completa.

Se encuentran favorecidos por factores emocionales debido a situaciones intensas o sometidas a mucho estrés y disminuyen en las tareas que requiere una atención mantenida durante cierto período de tiempo. El tic se encuentra precedido de una fase premonitoria teniendo la sensación como algo imposible de reprimir, a pesar de que la persona lo intente. Tras la realización del movimiento, el niño puede percibir una sensación momentánea de paz.

Ocurren en un 20% de niños en edad escolar, comenzando a menudo entre los 7 y 9 años. Los tics suelen empeorar cuando el niño está tenso o ansioso. Pueden mantenerse estables durante un cierto período de tiempo pero varían de una época a otra. Desaparecen durante el sueño y disminuyen durante la atención de estos movimientos sin ansiedad o a través de la distracción.

Los tics pueden estar asociados a otros trastornos como el TDAH, el TOC, los trastornos de conducta, del sueño y las dificultades del aprendizaje.

Podemos clasificar los tics según:

Sintomatología

Tics motores simples: interviene un solo músculo o un grupo muscular.
Suelen ser guiños de los ojos, muecas faciales, tos, sacudidas
repentinas del cuello y elevación de los hombros. Las vocalizaciones
pueden ser: carraspeos, resoplidos, castañeteo de dientes,
protrusión de lengua, gruñidos o toses.
Tics motores completos: Movimientos más elaborados en los que intervienen varios grupos musculares: tirarse de la ropa, soplarse, agacharse, tocarse la nariz.
Tics sensitivos: Sensación repetitiva y estereotipada sin movimiento
Duración

Transitorios: Duración entre un mes y un año.

Crónicos:Más de un año, sin períodos libres de más de tres meses.

Síndrome de Gilles de la Tourette: múltiples tics motores y al menos
un tic vocal durante más de un año y sin períodos de remisión de
más de tres meses que suelen aparecer antes de la edad adulta

Etiología: Suelen ser idiopáticos, es decir, causados de manera espontánea y/o desconocida, aunque también pueden ser secundarios a daño cerebral o algún tipo de enfermedad. No existen datos que reflejen con exactitud la etiología (estudia el origen o las causas de las enfermedades) de
los tics en la infancia.

En la mayoría, los tics desaparecen espontáneamente y no requiere tratamiento específico. Sin embargo, a continuación, detallo algunos aspectos a tener en cuenta para la reducción de los tics:

  • A pesar de que, como padres, pueda irritar esa conducta, será necesario que no se le reprima ni se le haga ningún tipo de prohibición de no hacerlo, ya que debemos tener en cuenta que es algo involuntario, por lo tanto, el niño no tiene control sobre el tic.
  • Será necesario tomar medidas generales como: dormir las horas suficientes, evitar situaciones de mucho estrés o fatiga, no ingerir alcohol (en el caso de un adolescente) ni ningún tipo de estimulante.
  • Darle seguridad al niño explicándole de qué se trata este comportamiento.
  • Enseñarle cómo enfrentarse a situaciones que pudiera estar teniendo que le intimiden o le genere algún tipo de estrés.
  • En caso de que se mantengan y generen mucha ansiedad en el niño es probable que sea necesario un tratamiento farmacológico impuesto por un médico.

Bibliografía

  • Collado-Vázquez, S., & Carrillo, J. M. (2013). Los tics y el síndrome de Tourette en la literatura, el cine y la televisión. Rev Neurol57(3), 123-133.
  • De La Tourette, S. D. G. (2000). Tics en la infancia. Diagnóstico y tratamiento. Bol Pediatr40, 93-96.
  • Ortiz Giraldo, B., & Blazicevich Carrillo, L. (2010). Tics: los trastornos del movimiento más frecuentes en los niños. Iatreia23(4), 386-399.
  • Salmen, T., de Conducta Desarrollo, S., & La, N. C. M. D. (2009). Conductas repetitivas en la infancia. Servicio de Conducta Desarrollo y Neuropediatría.
Publicado en Blog | Comentarios desactivados en Tics en la infancia

Cómo preparar al niño de la llegada de un hermanito/a

La llegada de un nuevo hijo suele ser siempre bienvenida por los padres y por el resto del entorno familiar. Sin embargo, los niños pequeños menores de cuatro años, pueden vivirlo como una mezcla de emociones; sienten felicidad porque todo el mundo lo vive como una buena noticia y los adultos les explican los beneficios que obtendrán con el nacimiento de su hermano, como puede ser jugar con él, dormir en el mismo cuarto, etc., pero también pueden llegar a sentir miedo o incomprensión ya que su rol dentro de la familia cambia, ya no es el centro de atención, etc. Este hecho lo sufren más aquellos niños que no han tenido ningún hermano anteriormente o que son los más pequeños de entre los hermanos.

La noticia del nuevo embarazo se le debe hacer al niño cuando el resto del entorno familiar lo conozca, no es bueno ocultárselo ya que, aunque pensemos que los niños no se enteran, pueden escucharlo por alguien a su alrededor. Siempre es mejor que sean los padres los que le cuenten y expliquen qué supondrá eso, cómo ocurre, etc. Si el niño descubre que le están ocultando eso puede llegar a pensar que es algo malo y asustarse.

Es importante responder al niño todas las preguntas que tenga en un lenguaje que él pueda comprender. A partir de la noticia habrá que tener paciencia ya que, seguramente, tengamos que hacer frente a una tormenta de preguntas que el niño necesita conocer y es importante que respondamos de manera clara y  sencilla dejando a un lado la historia de la cigüeña o alguna por el estilo.

A continuación, enumeraré algunos consejos que pueden ser útiles tanto en el proceso del embarazo como en la adaptación del niños tras el nacimiento del hermano:

  • Involúcrale en las tareas que se realizan relacionadas con el hermano pequeño o durante el embarazo como pueden ser las compras, la preparación de la habitación o de la casa, el baño, darle de comer, etc.
  • Busca siempre un momento para estar y centrarte únicamente en él. Esto es algo que realmente necesita ya que, anteriormente, ha estado acostumbrado a recibir esa atención.
  • Puede ocurrir que llame mucho la atención ya que estaba acostumbrado a recibir la mayor parte de ella en todo el tiempo, es importante que esas llamadas de atención se encaucen de manera positiva y no a través de enfados y reprimendas ya que tenderá a repetirlas. 
  • Es común que con la llegada del nuevo hermano, el recién nacido reciba numerosos regalos. Sería positivo hacerle al niño un regalo para que no se sintiera olvidado o apartado. Con ello, no me refiero a bombardearle de regalos, sino hacerle uno que a él le haga mucha ilusión.
  • Reconoce sus sentimientos: a esta edad los niños no te van a hablar de sus emociones de manera elaborada pero si les preguntas te dirán, a su modo de comprender, cosas importantes sobre cómo se sienten. Es importante validar esas emociones y no quitarle el peso que el niño le da.
  • Intentar que su vida cambie lo mínimo posible: las rutinas y los horarios crean una gran estabilidad y tranquilidad en los niños y el nacimiento de un hermano puede ocasionar grandes cambios en esas rutinas. Es importante intentar que varíen lo mínimo posible.

 

Publicado en Blog | Deja un comentario

¿Por qué los niños se apegan a juguetes o a objetos durante la infancia?

Siempre me he preguntado qué habrá detrás de ese apego tan fuerte que presentan muchos niños sobre un juguete, un objeto o una prenda de ropa concreta. 

Cuando era pequeña era incapaz de separarme de un peluche al que llamaba “Clarita”, era mi fiel compañera, donde yo iba ella venía conmigo, era incapaz de dormir por las noches sin ella y, cuando tenía miedo o estaba preocupada al abrazarla sentía una gran sensación de calma. Y, esto no ocurre solo con los peluches, tengo una prima que de pequeña era incapaz de dormir sin un trozo de camiseta vieja, con los años se convirtió en un trozo de trapo viejo que ella seguía utilizando y al que trataba como si fuera su mayor tesoro. ¿Os suenan estas historias? ¿A alguno más le ha pasado? Esto es muy habitual en los niños y hoy quiero compartir con vosotros la causa psicológica que se esconde detrás de esto.

Estos objetos del que el niño se apega se denominan “objetos transicionales”, también se les llama objeto de consuelo u objeto de apego. Estos objetos están cubierto por una capa de simbolización que representa el objeto del deseo (el pecho o la madre); es el puente entre lo exterior (el mundo que le rodea) y lo interior (el mundo interno del niño). Para los niños, los padres tienen esa capacidad de conseguirlo todo, son como dioses para ellos adquiriendo ese poder de omnipotencia. Estos objetos de apego también lo son, ayudando al niño a adquirir mayor seguridad y en las descargas emocionales de ansiedad. Por lo tanto, los objetos transicionales ayudan  a superar la inseguridad, la soledad, actuando como sedantes o de neutralizador de ansiedad.

El término de objeto transicional ha sido creado por el psicoanalista Donald Winnicott para definir “la primera posesión no-yo”, aquellos objetos que aparecen en una zona intermedia entre lo subjetivo y lo que se percibe de forma objetiva. No forman parte del cuerpo del niño aunque todavía no se los reconozca del todo como pertenecientes a la realidad exterior.

El objeto transicional representa el apego que el niño siente con sus padres y le ayuda a controlar la ansiedad de separación, etapa en la que el niño comienza a experimentar que es un ser independiente a su madre. También ayuda al individuo a delimitar su cuerpo, constituye el primer vínculo con el mundo de la ilusión siempre disponible (a diferencia del pecho), el individuo conserva y gradúa la distancia entre su objeto transicional por lo tanto, le ayuda a regular su ansiedad y sus miedos. También es una defensa contra la angustia, una representación del objeto de deseo (la madre). El niño puede afirmar derechos sobre el objeto, posee realidad propia, no es una alucinación ni un objeto puramente externo, es neutralizador de agresión.

Bibliografía

  • Bruner, N. (2013). Juego y melancolía. Acerca de “los juegos de duelo” en la infancia. In V Congreso Internacional de Investigación y Práctica Profesional en Psicología XX Jornadas de Investigación Noveno Encuentro de Investigadores en Psicología del MERCOSUR. Facultad de Psicología-Universidad de Buenos Aires.
  • Chávez, M. D. C. M. El fenómeno de la no-separación del objeto transicional en la adolescencia: un estudio de caso María del Carmen Manzo Chávez Odila Vargas Raya 2 José Francisco Calderón Vega 3.
  • Provitina Selvaggio, N. O. (2005). La teoría de desarrollo de Winnicott y los espacios transicionales en las organizaciones(Doctoral dissertation, Universidad de Belgrano. Facultad de Humanidades.).
  • Schejtman, C. R., Duhalde, C., Silver, R., Vernengo, M. P., Esteve, M. J., & Huerin, V. (2010). Los inicios del juego en la primera infancia y su relación con la regulación afectiva diádica y la autorregulación de los infantes. Anuario de investigaciones17, 253-264.
Publicado en Blog | Deja un comentario

En qué consisten las dificultades del aprendizaje

 

A finales del siglo XIX se documentó una serie de casos donde existía un síndrome caracterizado por la alteración en el aprendizaje de la lectura, independientemente de la capacidad intelectual, la instrucción, la motivación para el aprendizaje y la ausencia de déficit sensorial. Ya en 1963, Samuel A. Kirk empleó el término “dificultades del aprendizaje” para englobar un grupo de trastornos que a fectan a las habilidades lingüísticas, visuoespaciales, de razonamiento y matemáticas.

El National Joint Committee for Learning Disabilities de 1988 propuso la siguiente
definición: ‘DA es un término general que se refiere a un grupo heterogéneo de trastornos que se manifiestan por dificultades significativas en la adquisición y uso de la escucha, habla, lectura, escritura, razonamiento o habilidades matemáticas. Estos trastornos son intrínsecos al individuo, se suponen debidos a la disfunción del sistema nervioso central y pueden ocurrir a lo largo del ciclo vital. A pesar de que las dificultades del aprendizaje pueden coexistir con otras condiciones incapacitantes (deficiencia sensorial, retraso mental, trastornos sociales y emocionales) o influencias ambientales (diferencias culturales, instrucción inapropiada o insuficiente, factores psicogénicos), no son el resultado directo de estas condiciones o influencias’

A raíz de las múltiples definiciones existentes acerca de las dificultades de aprendizaje, González (2012) expone ciertas características que forman parte de los niños con este tipo de dificultades. Algunas de estas características son:
» Grupo heterogéneo.
» Dificultades de adaptación al sistema educativo.
» Dificultades para adquirir nuevos conocimientos, destrezas o estrategias.
» Deficiencias en estrategias de aprendizaje (uso, consciencia y velocidad).
» Retraso leve en el desarrollo.
» Bajo rendimiento en lenguaje, lectura, escritura y matemáticas.
» Presumibles problemas en procesos psicológicos: atención, memoria, percepción, lingüísticos, razonamientos, cognición social y metacognición.
» Las dificultades pueden aparecer a lo largo del ciclo vital..
» Resistencia al tratamiento.

Kirk y Chaflant (1984) distinguen entre las DA evolutivas y las DA académicas:

  1. Evolutivas, se caracterizan por presentar deficiencias en los procesos psicológicos básicos. Hay dos grupos:
    – Primarias, presentan deficiencias perceptivas de atención y de memoria.
    – Secundarias, presentan deficiencias en el pensamiento y en el lenguaje oral. Son consecuencia de las primeras.
  2. Académicas, dificultades específicas en aprendizajes instrumentales.
    – Dificultades en lectura.
    – Dificultades en escritura.
    – Dificultades en el deletreo y expresión escrita.
    – Dificultades en la aritmética

Es necesario especificar si las dificultades se circunscriben al área de la lectura, escritura o las matematicas:

Con dificultades en la lectura:
– Precisión en la lectura de palabras.
– Velocidad o fluidez de la lectura
– Comprensión de la lectura.
Con dificultades en expresión escrita:
– Corrección ortográfica.
– Corrección gramatical y de la puntuación.
– Claridad u organización de la expresión escrita.
Con dificultad matemática:
– Sentido de los números.
– Memorización de operaciones aritméticas.
– Cálculo correcto o fluido.
– Razonamiento matemático correcto.

Estas son algunas señales de alarma que podéis observar en el caso de que dudéis que un niño pueda tener alguna dificultad de aprendizaje:

  1. Llega a los cinco o seis años sin definir una dominancia lateral.
  2. Desarrollo cognitivo: Problemas en memorizar los días de la semana, el alfabeto, etc., problemas para recordar las actividades rutinarias, dificultades en la noción causa-efecto, en contar y secuenciar, dificultades en conceptos básicos (como tamaño, forma, color).
  3.  Atención:Alta distraibilidad, dificultades para permanecer en una tarea; hiperactividad y/o impulsividad excesiva.
  4. Le cuesta ubicarse en el espacio. Los padres le indican que deje un objeto en un lugar determinado y no lo encuentra; que vaya a buscar algo a una habitación y se pierda por el pasillo.
  5. Motricidad: Torpeza en motricidad gruesa (como correr, saltar), equilibrio pobre, torpeza en la manipulación fina (como atarse botones o ponerse los zapatos), evitación de actividades como dibujar, hacer trazos, etc.
  6. Lenguaje: Problemas de pronunciación, dificultad para entender órdenes sencillas, dificultad para entender preguntas, desarrollo lento en la adquisición de palabras y/o frases, dificultad para expresar deseos o necesidades a través del lenguaje oral, dificultad para rimar palabras, falta de interés en relatos o cuentos.
  7. Dificultades en las habilidades sociales.
Publicado en Blog | Deja un comentario

¿Qué es la enuresis y encopresis?

El control de esfínteres es el proceso de aprendizaje de los hábitos higiénicos relacionados con la micción y la defecación que tiene lugar durante la infancia. En el desarrollo evolutivo infantil, el control de esfínteres se efectúa alrededor de los dos-tres años de edad, aunque esta edad puede variar según la madurez del niño.

La Enuresis es la emisión repetida de orina, involuntaria o intencionada, en lugares inapropiados (cama, ropa), en niños mayores de 5 años. Podemos distinguir entre enuresis primaria (si no se ha logrado el control de esfínteres en ningún momento) y secundaria (tras un periodo en el que ha sido capaz de contener y aplicar los hábitos relacionados con la micción y la defecación vuelve a perder el control que se repite durante 6 meses).

La enuresis puede deberse a:

  • Factores fisiológicos: puede ocurrir debido a un déficit en la capacidad funcional de la vejiga, puede haber un fallo renal y otra causa podría ser que tiene la vejiga más pequeña. Por ello, es bueno que en casos así se comente al médico y le haga al niño algunas pruebas.
  • Factores genéticos: según los estudios demuestran que el 75% aproximado de todos los casos de enuresis existe un familiar de primer grado con antecedentes de enuresis. Se han identificado diversos genes que parecen estar implicados en la enuresis nocturna.
  • Factores de aprendizaje: El control de la micción es complejo y requiere que el niño adquiera secuencialmente, una serie de habilidades específicas. Los motivos por los que dicha secuencia no se automatiza no están claros. Lo que sí se sabe es que algunas pautas educativas inadecuadas o algunas circunstancias adversas pueden dificultar el aprendizaje.

La encopresis, por lo tanto, es la emisión repetida de heces involuntarias o no en la ropa y lugares inadecuados, en niños de más de 4 años sin causa orgánica. También puede

diferenciarse como primaria o secundaria como la enuresis.

Puede deber a:

  • Factores fisiológicos: La mayoría de los niños encopréticos son del tipo retentivo, es decir, que retiene las heces y el almacenamiento prolongado reseca las heces y hace más laboriosa su expulsión y más doloroso, por lo que el niño aprende a evitarlo, convirtiéndose en un círculo vicioso.
  • Factores de aprendizaje: La influencia de las costumbres alimentarias en las familias pueden tener en el proceso de mantenimiento del problema (alimentación pobre en fibra o baja en líquidos, el poco tiempo entre el desayuno y la salida hacia el cole no permite dar tiempo a que aparezcan los movimientos, por lo que se pueden presentar en otro momento inapropiado, tendiéndose a inhibirlos y provocando estreñimiento). El aprendizaje de toda secuencia requiere que los padres enseñen y refuercen cada uno de los pasos. La conducta encoprética también puede deberse como mecanismo operante (llamar la atención de los padres).

Para terminar quiero dar unas pequeñas orientaciones sobre cuándo es necesario buscar ayuda debido a que esa emisión repetida de orina o heces ya sea un problema importante, por lo tanto es necesario consultar al pediatra ante estas situaciones:

– Niños mayores de seis o siete años.
– Comienzo brusco de la enuresis después de varios meses de control previo.
– Si la orina tiene mal olor o le duele al orinar.
– Si orina mucho más de la habitual, se acompaña de mucha sed o pérdida de peso.
– Si la orina se emite poco a poco pero continuamente o es emitida por el ano o la vagina.
– Si tiene estreñimiento y tiene encopresis.
– En los niños que tienen problemas neurológicos tales como parálisis, la enuresis no suele ser el problema principal que motive la consulta.

Bibliografía

  1. Corominas, X. C., & Infantil, P. TRASTORNOS DE LA ELIMINACION O ESFINTERIANOS: ENCOPRESIS Y ENURESIS.
  2. de Armentia, S. L. L., Fernández, L. R., de Miguelsanz, J. M., Benavides, M. P., Celada, S. R., Fernández, M. G., … & Sastre, J. S. M. (1996). Enuresis nocturna primaria y secundaria.¿ Son entidades diferentes?. An Esp Pediatr44, 345-350.
  3. Guillén, R. H., & Alfageme, M. R. (2012). Trastornos de la eliminación: enuresis y encopresis.
Publicado en Blog | Deja un comentario

El Apego infantil

La teoría del apego fue formulada por el psiquiatra John Bowlby a partir de observaciones sobre el desarrollo de las relaciones tempranas en los niños. En este proceso, los niños establecen y mantienen una relación personal con su figura de apego primaria (madre) es el puente entre el desarrollo temprano y las relaciones sociales posteriores a la vida.

El apego se puede definir como “el proceso por medio del cual los niños establecen y mantienen una relación especial con otro individuo al que se considera mejor capacitado para enfrentarse al mundo” (Bowlby, 1989). Esta relación especial aporta al niño un sentimiento de seguridad que permite que pueda separarse de sus cuidadores y  explorar el entorno que le rodea.

Podemos distinguir algunas características sobre las conductas de apego:

  • La conducta de apego se establece hacia el final del primer año de vida.
  • Una vez desarrollada tiende a persistir a lo largo de la vida.
  • Los estilos de apego continúan a lo largo del ciclo vital a través de las generaciones (transmisión generacional).
  • Un estilo de apego seguro permite al niño explorar el mundo sabiendo que cuando se sienta temeroso o angustiado puede acudir a su figura de apego para reconfortarse.

Encontramos distintos patrones o estilos de apego en los niños basados en la interacción entre el niño y su figura de apego:

  1. Apego Inseguro-Evitativo: (20% de los niños) presentan un rechazo en relación con su figura de apego, muestran desinterés ante la separación y reencuentro con su cuidador durante episodios de angustia ya que tienen poca confianza en que serán ayudados debido a que sienten un constante rechazo a partir de su figura de apego. Cuando la figura de apego se aleja o vuelve no muestran sufrimiento o necesidad de proximidad.
  2. Apego Seguro: (66% de los niños) son aquellos que presentan experiencias confiables de apego. Tienen figuras de apego sensibles que responden asertiva y rápidamente ante sus necesidades. Estos niños están seguros de que cuando se sientan angustiados o temerosos su figura de apego estará para reconfortarlos.
    Un cuidador sensible podría definirse como “aquel que es capaz de ajustarse a las señales del niños y responde a ellas con rapidez y eficacia, interpreta estas señales en forma objetiva, sin que sus necesidades particulares constituyan un obstáculo que le impida atender y dar respuesta a las demandas del bebé”(López,2005).
  3. Inseguro-Ambivalente: (12% de los niños) la figura de apego muchas veces es sensible a las necesidades del niño mientras que en otras ocasiones se muestra totalmente insensible. Los niños responden a la separación con angustia intensa y frente al reencuentro muestran expresiones de protesta, enojo y resistencia.
  4. Desorganizado-Desorientado: (15-35%) el 80% son niños que han sufrido algún tipo de abuso o maltrato, niños cuyos padres han tenido conductas de negligencia o no han elaborado sus propios procesos de duelo. Después de la separación estos niños no son capaces de desarrollar una estrategia de afrontamiento organizada.

 

Bibliografía

  • Feeney, J., & Noller, P. (2001). Apego adulto. Bilbao: Desclée de Brouwer.
  • López, C., & Ramírez, M. (2005). Apego. Revista Chilena de Medicina Familiar6(1)
Publicado en Blog | Deja un comentario

Estrategias para favorecer las Inteligencias Múltiples

 

En el post anterior hablé de la Teoría de las Inteligencias Múltiples, sus tipos, cada una de las características, etc.
Hoy, me gustaría presentar algunas estrategias y actividades para mejorar y estimular cada una de ellas:

1. Inteligencia viso-espacial:

  • Construir un ambiente de aprendizaje con estímulos visuales.
  • Utilizar tácticas de representación espacial de la información (mapas conceptuales, diagramas, etc.).
  • Uso del color para destacar ideas e información relevante.
  • Emplear juegos de mesa y cartas para favorecer la capacidad de representación.
  • Utilizar el arte para favorecer el talento artístico.

2. Inteligencia interpersonal:

  • Favorecer la autoestima: apoyar al niño en la identificación de sus puntos fuertes, reconocer sus cualidades, estimular la reflexión, etc.
  • Inteligencia emocional: consiste en trabajar la identificación de los sentimientos y las emociones, que aprendan a explorarlos y expresarlos. Algunas estrategias: pedirle al niño que nombre diversos sentimientos, crear categorías amplias y agruparlos como la felicidad, tristeza, fortaleza…, reflexionar acerca del significado de los sentimientos (cómo les afectan física e intelectualmente, cuándo y en qué forma lo expresaron, cómo y por qué cambiaron, etc).
  • Mediación de conflictos: se pueden distinguir varios pasos: 1. Identificar y definir el conflicto; 2. Hacer una lluvia de ideas de las posibles soluciones; 3. Discutir las soluciones potenciales; 4. Escoger la mejor solución; 5. Desarrollar un plan para implementar la solución; 6. Implementar el plan, revisarlo y modificar la solución.

3. Inteligencia corporal-cinestésica:

  • Apuntarles a teatro donde, además, se usan todas las inteligencias de forma dinámica. El niño aprende a leer obras, asumir los papeles de los personajes, memorizar el texto, realizar acciones, diseñar disfraces y vestuario, etc. Todo esto estimula la autoconfianza y equilibrio y mejora habilidades emotivo-motivacional.
  • Movimiento creativo: consiste en enseñar a los niños la relación entre lo no verbal, las experiencias demovimiento y el pensamiento abstracto y simbólico. El juego creativo ayuda a integrar el cuerpo y la mente, comprender el conocimiento del cuerpo, utilizar el baile como procedimiento de expresión corporal, etc.

4. Inteligencia lógico-matemática:

  • Juegos de construcción con bloques.
  • Deja que manipule y emplee cantidades.
  • Plantéales problemas que les supongan un reto o un esfuerzo mental.
  • Emplear el método científico: es un procedimiento para localizar problemas, definirlos y tratar de resolverlos.

5. Inteligencia musical:

  • Emplear instrumentos musicales, vídeos, música, etc.
  • Enseñarles conocimientos musicales.
  • Usar la música para expresar emociones y descargar tensiones.
  • Emplear la música como un recurso para desarrollar el pensamiento creativo.
  • Mostrarles diferentes tipos de bailes según diferentes culturas o tradiciones y ponerlos en práctica con el niño.

6. Inteligencia naturalista:

  • Coleccionar objetos del mundo natural.
  • Realizar experimentos.
  • Cuidar animales y elaborar proyectos para su cuidado.
  • Visitar zoológicos, jardines, reservas de animales, etc.
  • Asociar plantas y frutos a diferentes estaciones del año.
  • Hacer un huerto.

7. Inteligencia lingüística:

  • Jugar a las palabras encadenadas.
  • Inventar un cuento o contar un cuento y que el niño lo continúe.
  • Hablar con ellos y hacerles preguntas generales.
  • Aprenderse una poesía, una historia, etc.

8. Inteligencia intrapersonal:

  • Relacionar todo lo que aprenden en la vida real con emociones personales.
  • Inteligencia emocional: consiste en trabajar la identificación de los sentimientos y las emociones, que aprendan a explorarlos y expresarlos. Algunas estrategias: pedirle al niño que nombre diversos sentimientos, crear categorías amplias y agruparlos como la felicidad, tristeza, fortaleza…, reflexionar acerca del significado de los sentimientos (cómo les afectan física e intelectualmente, cuándo y en qué forma lo expresaron, cómo y por qué cambiaron, etc).
  • Expresar lo que quieren ser y no temer de sus emociones.
  • Dales un sentido de propiedad personal en las actividades que aprenden, es fundamental tomar las decisiones según lo que se habían marcado.

 

Publicado en Blog | Deja un comentario

Teoría de las inteligencias múltiples

Antiguamente, se concebía la inteligencia como algo unitario, relacionado únicamente a lo meramente cognitivo. Sin embargo, a finales del S.XX, se propusieron teorías que apoyaron la posibilidad de distinguir entre otros tipos de inteligencias además de la cognitiva.

En este post, me centraré en la Teoría de las inteligencias múltiples pero, además de esta, podréis encontrar otras como la Inteligencia emocional o la Teoría triárquica de la inteligencia.

Howard Gardner fue el autor de la Teoría de las inteligencias múltiples, fue un neuropsicólogo que formuló esta teoría gracias al análisis que realizó de las capacidades cognitivas en menores y adultos. Según Gardner, la inteligencia se define como: la capacidad para resolver problemas cotidianos, para generar nuevos problemas para resolver y la capacidad de crear productos u ofrecer servicios valiosos dentro del propio ámbito cultural. Realizó una distinción de 8 marcos mentales o inteligencias que explicamos a continuación:

  1. Inteligencia viso-espacial: La inteligencia espacial tiene que ver con nuestra habilidad a la hora de recrear espacios en nuestra imaginación y poder manipularlos mentalmente. Dentro de esta inteligencia podemos encontrar conceptos como: percepción (capacidad para observar la composición de los objetos y la sensibilidad para apreciar diferentes estilos artísticos); representación (capacidad parar representar objetos en dos o tres dimensiones, maestría para usar las proporciones, los detalles y los colores); talento artístico capacidad para plasmar las emociones y embellecer los trabajos, expresar sentimientos y rasgos abstractos); exploración (capacidad de fliexibilidad y originalidad).
    Esta inteligencia es propia de: pintores, fotógrafos, publicistas, diseñadores, arquitectos, etc.
  2. Inteligencia interpersonal: está relacionada con la habilidad para detectar y entender las circunstancias y problemas de los demás. Dentro de esta inteligencia encontramos: conocimiento de uno mismo (habilidades, intereses y dificultades para relacionarse con los otros, autorreflexión para entender y guiar nuestra conducta); conocimiento de los otros (conocer a los otros, ayudar estrechamente a los compañeros, habilidades de empatía, extraer conclusiones sobre otros basadas en las interacciones); funciones sociales propias de un líder (capacidad para iniciar y proponer actividades, de organizar a los compañeros, de asignar funciones, de supervisar y dirigir actividades); facilitador (capacidad para compartir ideas, información y destrezas con los compañeros, para mediar en los conflictos, para prestar ayuda cuando otros lo necesitan).
    Esta inteligencia es propia de: negociadores, comerciales, etc.
  3. Inteligencia intrapersonal: capacidad de una persona para construir una percepción precisa  de uno mismo y de utilizar dicho conocimiento para organizar y dirigir su propia vida. En otras palabras, es el grado en el que conocemos los aspectos internos de nuestra propia manera de pensar, sentir y actuar.
    Este tipo de inteligencia es propia de: filósofos, psicólogos, teólogos.
  4. Inteligencia corporal-cinestésica: se refiere a las habilidades corporales y motrices que se requieren para manejar herramientas o para expresar ciertas emociones. Dentro de esta inteligencia se encuentran conceptos como: control del cuerpo, sensibilidad al ritmo, expresividad, generación de ideas mediante movimiento y sensibilidad a la música.
    Esta inteligencia es propia de: actores, deportistas, bailarines, etc.
  5. Inteligencia lógico-matemática: es la inteligencia que antiguamente se consideraba como la unitaria. Suponía el término principal del concepto de inteligencia, y se empleaba como baremo para detectar cuán inteligente era una persona. Se refiere a la capacidad para el razonamiento lógico y la resolución de problemas matemáticos. Podemos distinguir entre: razonamiento numérico (habilidades referidas al conteo, estimación y cuantificación de objetos); razonamiento espacial (capacidad para encontrar relaciones entre figuras y estructuras espaciales y habilidades de análisis y síntesis); solución de problemas lógicos (habilidades para analizar todos los datos de un problema, relacionadas con el manejo de reglas para realizar inferencias lógicas, para generalizar y aplicar reglas, para solución de problemas).
    Esta inteligencia es propia de: científicos, académicos, economistas, ingenieros, etc.
  6. Inteligencia musical: Está relacionada con el proceso de elaboración y de apreciación de la música; sus ritmos, sus variaciones. Encontramos: percepción (sensibilidad hacia los diferentes modelos rítmicos, habilidad para discriminar los tonos musicales, para identificar tipos y estilos musicales); producción (capacidad y manejo de estrategias de expresividad para cantar y tocar un instrumento, para recordar y reproducir las propiedades musicales de canciones y composiciones); composición (capacidad para crear composiciones simples y estrategias para crear sistemas de notas musicales).
    Esta inteligencia es propia de: músicos, compositores, etc.
  7. Inteligencia naturalista: está relacionada con la capacidad que tenemos a la hora de improvisar con los elementos de los que disponemos en nuestro entorno para utilizarlos de forma creativa y novedosa. Distinguimos entre: habilidades de observación (capacidad de observar con precisión los objetos y hechos de la naturaleza, de detectar los cambios que ocurren, estrategias para organizar y recoger las observaciones); identificar semejanzas y diferencias (capacidad para clasificar, aprendizaje de las relaciones causa-efecto); formular y comprobar hipótesis; interés y conocimiento sobre los fenómenos naturales.
    Esta inteligencia es propia de: exploradores, biólogos, etc.
  8. Inteligencia lingüística: está relacionada con el lenguaje pero también incluye la facilidad con la que escribimos y comprendemos lo que dicen los demás. Contiene conceptos como: imaginación narrativa (capacidad para desarrollar la imaginación y la originalidad para narrar una historia, habilidad para desarrollar el gusto por escuchar y leer historias, de elaborar personajes y favorecer la expresividad); lenguaje descriptivo (capacidad para favorecer el uso preciso del lenguaje para relatar con coherencia los sucesos, experiencias y sentimientos, para describir con precisión las cosas); lenguaje poético (capacidad para usar de forma creativa el lenguaje, de utilizar palabras, rimas y metáforas).
    Esta inteligencia es propia de: escritores, poetas, políticos, etc.

En este post únicamente quiere definir los tipos de inteligencias que comprende esta teoría para, más adelante, proponer algunos recursos y actividades para estimular y mejorar cada una de las inteligencias.

 

Bibliografía:

  • Howard, G. (1995). Inteligencias Múltiples. La teoría en la práctica. Editorial Vergara.
Publicado en Blog | Deja un comentario

El sistema no me deja creer

Hoy, como la mayoría de los días de mis 24 años de edad, he estado estudiando. Y lo hago con desesperanza y agotada al pensar que lo que he hecho profesionalmente en mi vida ha sido eso, estudiar.

Nunca he sido una estudiante destacada, tampoco he puesto todo el esfuerzo que hubiera podido ya que siempre me ha costado mucho el sentarme a estudiar y permanecer horas sentada intentado memorizar de “pe a pa” el material que tenía que estudiar para luego “escupirlo” como si fuera un papagayo. Pero sí, me he sacado mis estudios a curso por año, aprobándolo todo excepto el último año de mi carrera que tardé seis meses más en graduarme. ¿Por qué os cuento esto? Pues para que sepáis que no he sido una alumna que ha repetido cursos y que, a pesar de eso, aún me queda un año y medio para terminar todos los estudios que necesito cursar y poder trabajar en aquello en lo que me gusta.

Desde los dieciocho años he tenido claro que quería trabajar y que cuanto antes lo hiciera mejor. He sido de esas personas que prefiere el trabajo al estudio. No me gusta estudiar, ni tampoco que el sistema categorice a las personas según la cantidad de información que pueda memorizar en su cabeza para poder conseguir una buena nota. Opino que no emplean las estrategias de evaluación correctas ni tampoco enfocan bien el método de enseñanza. ¿Para qué memorizar sin más la información cuando estamos en una era en la que conseguimos todos los datos que queramos con solo un clic? Ya se están empleando otros métodos de enseñanza en algunos colegios de infantil y primaria pero, ¿qué pasa con los institutos, las universidades, los centros de estudio? ¿Conseguiremos evolucionar? El aprendizaje tal y como se plantea actualmente es muy muy aburrido.

A pesar de mi odio hacia el estudio decidí realizar una carrera porque, como me pregunté a mí misma con dieciocho años, ¿quién eres sin una? Y, así es el sistema, te obliga amablemente a estudiar porque si no tienes un título que colgar en el despacho no eres nadie. Ahora, no me arrepiento porque encontré mi verdadera vocación, la psicología infantil pero, aún no he llegado hasta el final del camino, no he conseguido trabajar en aquello para lo que me he preparado desde que tenía tres años de edad cuando comenzaron mis estudios ¿Quién sabe si al decidir no realizar una carrera hubiera encontrado algo que me encantara y que no me hiciera esperar tanto ni me obligara a superar tantos trámites y obstáculos?

Esta horrible era de la “titulitis”… Recuerdo que, a principios del último año, me preguntaron si estaba ilusionada por terminar el grado, no pude evitar suspirar amargamente y contestar: “¿por qué, si después de eso tengo que hacer el máster para habilitarme y luego, la especialización?” Terminar la carrera no era el final del camino, sino un tramo más que cruzar donde aún se veía lejos el final. Actualmente, para poder ser psicólogo clínico debes hacer el grado en Psicología, una especialización donde profundizar y aprender realmente aquello en lo que te quieres dedicar y, por último, el maravilloso máster habilitante que cada vez se encuentran en más y más profesiones. Un máster que no te enseña nada y que es un repaso de los cuatro años anteriores de grado. Preguntaréis, ¿entonces por qué lo han puesto? Pues eso mismo me pregunto yo desde que lo empecé hace seis meses y he llegado a la conclusión de que no quiero conocer la razón porque seguramente me creará más desesperanza de la que ya tengo del sistema.

Algunos pensarán que una opción hubiera sido no hacer el máster y trabajar sin más, ¿verdad? Pero sin ese “papel” no tendría la posibilidad de acceder a muchas ofertas de trabajo y montar mi propio centro sin el título me hubiera podido llevar a una inhabilitación profesional y, después de tanto esfuerzo y gastos económicos no iba a permitirlo. Cada vez más se organiza el sistema para que los estudiantes paguen más y más. Un grado o máster no te abre tantas puertas como antes sino que para cualquier cosa debes tener uno título de algo, o dos, o tres…

Acabaremos teniendo un currículum que ocupe cinco hojas de todos los grados, másteres y cursos que vayamos acumulando porque, así se organiza ahora todo. Cuando hablo con adolescentes que tienen una gran dificultad a la hora de estudiar me cuentan la gran desmotivación que tienen ya que se encuentran ante esa presión y obligación de estudiar una carrera y el camino se les hacer largamente insoportable. ¿Cómo podemos esperar que los estudiantes estén motivados cuando, a medida que pasan los años, se pone todo más difícil para ellos?

Haciendo cálculos, descubrí que no voy a finalizar los estudios que necesito para ser Psicóloga clínica infantil hasta que cumpla los 26 años. ¡Me parece una barbaridad! Cada vez se alargan más los trámites de estudio, comenzamos nuestra carrera profesional más tarde y, como consecuencia, el casarse y tener hijos se queda olvidado en un segundo plano donde te lo empiezas a plantear cuando ya tienes los trentaitantos.

Y yo, que a muy temprana edad ya quería trabajar y dejar los estudios atrás, sigo esperando a que eso suceda, desmotivada, impaciente y desesperada y, aunque sé que no voy a poder cambiar el planteamiento del sistema educativo actual con este post, busco hacer consciencia de la situación actual en la que nos enfrentamos los estudiantes y que no nos describan como “esos flojos que solo quieren estudiar y vivir a costa de sus padres”. No generalicemos porque somos muchos los que ya estamos preparados para enfrentarnos al mundo laboral y no se nos permite llegar a él.

Y, quiero finalizar con una viñeta de Mafalda, donde Quino denuncia la realidad del mundo de forma irónica.

Publicado en Blog | Deja un comentario