Ideas para regalar a los niños por Navidad

Navidad… tiempo de felicidad, de familia… Pero quién no ha estado horas pensando cuál podría ser el mejor regalo para un niño, ya sea tu hijo, tu sobrino, tu primo, etc. Porque lo que buscas es que el regalo sea perfecto, que le guste pero que también pueda servirle o ser productivo para él.

En este post voy a escribir muy resumidamente cuáles son los regalos perfectos para los niños.

No niego que hay momentos en los que los niños tienen la ilusión de pedir un juguete que no es muy funcional. Con funcional no me refiero a juguetes en general, como a lo mejor podéis estar pensando. Las muñecas, coches, carritos… tienen un papel muy importante en el desarrollo evolutivo del niño ya que gracias a esas “herramientas” pueden dejar volar su imaginación y a la vez entrenar para las reglas de socialización que tendrán que afrontar en el futuro ¡Compradles juguetes! Pero, si ya tiene 7 muñecas no es muy favorable comprarle una más, ¿no?

Aquí os dejo algunas ideas para poder conseguir el regalo perfecto para el niño:

  • Ropa: desde siempre el niño que ha recibido ropa de regalo ha puesto mala cara imaginando que ese regalo envuelto sería una nave espacial y se ha encontrado con un jersey. Aun así, regarle ropa a los niños es muy bueno ya que es importante transmitirles que la ropa es un bien caro que debe cuidarse y que no crece en los árboles como ellos pueden llegar a pensar. Con esto, se transmite el valor del esfuerzo, de lo difícil que es ganar dinero y la importancia de valorar la ropa que se compra con éste.
  • Juegos que fomenten los deportes y el aire libre: actualmente los niños tienen un ritmo de vida muy rápido: el colegio, las clases extraescolares (que suelen ser entre dos o tres), el insaciable número de deberes que traen a casa… Pobrecitos, ¿no? ¡Qué de obligaciones! Por eso, regalos relacionados con el ocio podrían ser muy buenos y qué mejor los enfocados en el aire libre para poder aprovechar y salir.
    Pueden ser bicicletas, patines o incluso una pelota. ¿Tenéis un parque cerca? Bajad a jugar con la pelota o enséñale a saltar a la comba.
  • Juegos para mejorar las habilidades cognitivas: este regalo depende de cómo sea el niño, puede ser que, tras toda la semana estudiando vea ese juego como un trabajo más. Pero, regalos como rompecabezas, juegos donde se trabaje la concentración, la memoria o la atención pueden ser muy buenos para su desarrollo y su entretenimiento.
    Pueden ser los puzzles, algún videojuego específico, domino, etc.
  • Juegos de mesa: éstos están muy relacionados con el apartado anterior ya que con la mayoría trabajas una o varias habilidades cognitivas. También son muy positivos ya que juegas en familia o amigos y ayuda a estrechar lazos y limar asperezas además de proporcional diversión.
    Juegos como el lince, el rummmyclub, el monopoli, el scrable, etc.

Todas esas son ideas estupendas para regalar, sin embargo, para mí lo mejor que se puede hacer es regalar experiencias. Los regalos pueden perderse o romperse pero las experiencias siempre serán recordadas. Un buen viaje, un día de picnic en el parque, una excursión a la playa, etc. Experiencias, da igual que sea a 1000 o a 1 kilómetro de tu casa, lo importante es que sea especial tanto para el niño como para tí.

 

Publicado en Blog | Deja un comentario

Cómo ayudar a los niños en el estudio

En ocasiones los niños no saben abordar muy bien las asignaturas que tienen delante de ellos ya sea porque no saben cómo estudiar la materia, porque no se organizan bien, no saber planificar el tiempo de estudio, etc. Todo esto da como resultado una falta de motivación que hace que al niño le sea aún más difícil abordar los problemas que se le presentan a la hora de estudiar.

Para ello, hay una serie de pautas que se pueden seguir para organizar un poco el estudio:

  • Planificación del estudio: es importante estudiar todos los días y no días antes del examen. Estudiar al menos media hora o una hora al días para crear un hábito de trabajo diario. Nos debemos adaptar a las necesidades y la edad que tenga el niño así como a la tarea que tenga ese día. Comenzar con tareas de dificultad media, seguir con las más difíciles y terminar con las asignaturas que más fácil le resulte al niño. Es importante establecer periodos de descanso, pero deben ser breves, de entre 5 a 10 minutos.
    Es mejor estudiar durante el día y tener un horario de estudio que permita al niño estudiar siempre a la misma hora.
    Se debe cumplir la planificación y, una vez finalizado el estudio, es bueno que el niño se premie haciendo alguna actividad que le reconforte.
  • Lugar de estudio: debe ser un sitio confortable que ayude a tener un buen clima de estudio para el niño. Es mejor estudiar en silencio, pero en el caso de poner música mejor que sea silenciosa y tranquila. No se debe estudiar con la televisión encendida.
    La luz y la temperatura de la habitación son muy importantes. Preferiblemente, la luz debe ser natural, en el caso de que sea indirecta es bueno combinarlo con un foco centrado en la mesa y una luz indirecta que ilumine la habitación. La temperatura ideal sería entre 18 a 22 grados.
    Es muy importante que el niño estudie siempre en el mismo lugar donde la mesa sea amplia y esté limpia y libre de cualquier distracción.
  • Tomar buenos apuntes: por muy básico que parezca es muy importante llevar el material y escuchar atentamente al profesor. Es conveniente enumerar los folios y empezar cada tema en uno diferente.
    Para mejorar la velocidad de escritura se pueden emplear abreviaturas (ej.), sustituyendo palabras por símbolos y letras (por-x; más-+), etc.
    También es importante releer los apuntes tomados ese día para tratar de comprenderlos bien, asegurarse de que están completos y completarlos con el libro de texto.
  • El subrayado: antes de empezar a subrayar es necesario hacer una lectura rápida del temario.
    En el subrayado se deben resaltar las ideas principales para facilitad la memorización; éste no consiste en subrayar frases completas sino palabras claves donde se empleen dos colores diferentes y no una gran variedad de ellos que haga el estudio imposible.
  • Esquemas o mapas conceptuales: éstos pueden ayudar a afianzar más el estudio una vez se están haciendo y, además, pueden ayudar a visualizar mejor las ideas principales.

Es necesario responsabilizar al niño de su estudio, que poco a poco vaya adecuando estos pasos a él. A medida que vaya realizando estas técnicas el niño irá haciendo estos hábitos suyos.

Es importante tener siempre en cuenta que no se trata de estudiar muchas horas, sino de aprovechar al máximo las horas de estudio.

 

Publicado en Blog | Deja un comentario

Consejos para vencer la timidez en la infancia

La timidez se entiende como una sensación de inseguridad que siente una persona ante situaciones sociales, dificultad para entablar conversaciones y relacionarse con los demás. Esto provoca que le sea difícil hacer y mantener amigos y que por miedo al rechazo o humillación prefieran estar solos.

Resultado de imagen de timidez infantil

El niño tímido puede tener dificultad en algunas conductas interactivas como iniciar conversaciones, participar en el aula, mostrarse reservado y distante, etc. También pueden sentir miedo o ansiedad ante situaciones como expresar una opinión o a la hora de expresarse delante de otras personas. Por último, pueden presentar problemas relacionados con su autoestima donde se sientan inferiores o indefensos.También se pueden dar casos de niños con síntomas psicosomáticos (dolores de barriga, mareos, dolores de cabeza, etc.) con tal de evitar ciertas situaciones.

Consejos para ayudarle a vencerla:

  1. Evitar la sobreprotección :no evitar situaciones que puedan ser incómodas para el niño ya que eso solo aumenta el problema. Los padres sobreprotectores toman la palabra en el nombre de su hijo y acuden a consolarle cada vez que se muestra retraído. Esto, sin embargo, no ayuda al niño.
  2. Proporcionarle oportunidades para relacionarse: como apuntarle a un deporte en equipo, invitar a algún amigo a comer o dormir en casa, etc. Todas estas actividades les pueden ayudar a practicar y mejorar sus habilidades sociales. Es importante, en estos casos, proporcionarle la segResultado de imagen de timidez infantiluridad que necesita.
  3. Refuerza su autoestima: dale oportunidades para desarrollar sus habilidades, demuéstrale tu cariño y la importancia que tiene para ti, ve introduciendo pequeñas responsabilidades que le hagan sentirse autónomo e importante y deja que tome sus propias decisiones, asegurándole que vas a estar a su lado si te necesita y que seguirás apoyándole y aceptándole aunque fracase. Un niño con una autoestima saludable que crezca en un ambiente de aceptación estará mucho más seguro de sí mismo.
  4. No etiquetes a tu hijo: no le pongas el “cartel de tímido” ni dejes que nadie lo haga. Si el niño empieza a verse a sí mismo como tímido, creerá que no puede hacer nada para cambiarlo y no luchará para que su problema no vaya a más.
  5. Reconocer sus méritos: es importante que los padres valoren sus actitudes positivas ante la timidez y reconozcan con palabras y acciones el mérito del pequeño. Este reconocimiento le ayudará a confiar en sí mismo y le hará sentirse más seguro en futuras ocasiones.
  6. Padres sociables, niños sociables: los padres son los modelos de sus hijos, si ellos observan que ellos adoptan un comportamiento sociable asumirán esta forma de actuar con toda naturalidad.
  7. En caso de que el niño presente problemas serios de inseguridad y aislamiento, convendría ponerse en contacto con un especialista. La timidez es una espiral en la que los escasos contactos sociales y la ansiedad provocan cada vez mayor ansiedad y aislamiento, así que es necesario atajarla lo más pronto posible.
Publicado en Blog | Deja un comentario

Cómo fomentar la autonomía en los niños

 

El desarrollo de la autonomía es un proceso muy importante en la vida de todo individuo. No llegamos a ser autónomos al instante, sino que ha sido un largo camino donde nuestros padres nos han ido ayudando a desarrollarla y, posteriormente, hemos ido trabajándola nosotros mismos.

La autonomía y la responsabilidad son conceptos muy parecidos que van de la mano ya que, a medida que adquieres más autonomía en tu vida se incrementa la responsabilidad de los actos que realizas. Ambos aspectos están muy presentes en nuestro día a día por lo que es muy importante transmitírselo a nuestros hijos con el fin de que tengan una vida adulta feliz.

¿Qué podemos hacer entonces?:

  • Involucrar al niño en tareas de la vida cotidiana y darle algunas responsabilidades: hay quien opina que no se deben dar responsabilidades a los niños porque ya las sufrirán de mayores. Eso es un mecanismo protector que tiene como objetivo liberar al niño de los aspectos más “negativos” que puede vivir en el futuro. Sin embargo, que tenga responsabilidades ajustadas a su edad es algo muy positivo en el desarrollo madurativo del niño y en su aprendizaje ya que le servirá de ensayo para las responsabilidades que deberá tomar en el futuro.
    En cuanto a la realización de las tareas cotidianas se puede ver en la imagen algunas ideas sobre el ajuste de las tareas según la edad del niño.

tareas-domesticas-por-edades-portada

  • Dar refuerzo positivo al niño cuando actúa de forma autónoma: felicitar y alabar es la manera más efectiva para conseguir cualquier comportamiento deseado. Si les animamos cada vez que realicen algo por sí solos querrán seguir avanzando en su autonomía y continuar aprendiendo. Es importante no meterles prisas y aceptar que ellos necesitan más tiempo para realizar las tareas, por simples que puedan parecer.
  • Enseñarles a tolerar su frustración, que acepten sus limitaciones y ponerles unos límites y normas claras.
  • Otra formas de hacerles responsables y autónomos es invitarle a que participen en las decisiones de algunos aspectos relacionados con el hogar. Por muy simple que sea la decisión el niño se sentirá integrado y ayudará a desarrollar la capacidad de elegir, comunicarse y pensar por sí mismo. Un ejemplo puede ser el decidir entre todos qué actividad se va a realizar el fin de semana.
  • Un aspecto que puede ser muy lógico pero, que en ocasiones es difícil de aceptar es el asumir la necesidad de independencia del niño y no sentir que la autoridad paterna está amenazada por ello. Es importante darle autonomía a tu hijo con el objetivo de que aprenda a resolver sus problemas él solo. En la vida adulta las personas tenemos que tomar decisiones de forma autónoma constantemente y es necesario que el niño vaya desarrollando esta capacidad a lo largo de toda su infancia.

¿Qué aspectos positivos tiene la autonomía?

  1. Seguridad en uno mismo
  2. Razonamiento lógico: La inteligencia no sólo se desarrolla estudiando, también es importante la “capacidad de pensar”.
  3. Autoestima y autoconcepto
  4. Desarrollo de la disciplina interna
  5. Conducta prosocial: colaborar entre compañeros, hermanos etc. beneficia al que presta ayuda y al que la solicita. Factor de protección de riesgos.
  6. Capacidad de concentración
  7. Responsabilidad
  8. Motivación de logro
  9. Éxito social

 

 

Publicado en Blog | Deja un comentario

Síndrome de Peter Pan

Vivimos en una época caracterizada por cambios rápidos y continuos, una tendencia al individualismo donde solemos estar acostumbrados a conseguir lo que queremos cuando queremos. Una actualidad donde prima la imagen, el cuerpo, las apariencias y la estética. Donde los estilos parentales son permisivos y hay una tendencia a la sobreprotección en la infancia. Esto, tiene consecuencias negativas ya que los jóvenes o adolescentes retrasan sus responsabilidades todo lo que pueden posponiendo, de este modo, el tránsito a la edad adulta.

El “Síndrome de Peter Pan” se define como un desorden de la personalidad que afecta principalmente a los hombres y que se caracteriza por una inmadurez psicológica en aspectos sociales y sexuales, irresponsabilidad, rebeldía, cólera, narcisismo, dependencia y manipulación. Se trata de personas que se niegan a dejar atrás la adolescencia, se resisten a adquirir las responsabilidades que conlleva la etapa madura y optan por anclarse en la comodidad de afrontar el día a día sin llegar más allá (Torres,2011).

Este fenómeno ha sido conceptualizado por el psicólogo estadounidense Dan Kiley describiéndolo como un conjunto de características que presenta la persona que no puede o no sabe renunciar a ser hijo para comenzar a ser padre.

Suelen ser jóvenes con un continuo estado de inseguridad, miedo y ansiedad relacionado a la negativa de independizarse de la vivienda materna, evitan responsabilidades correspondientes a su edad y están más centrados en recibir, pedir y criticar que en dar o hacer. Sus amigos suelen ser menores a él y resultan ser personas carismáticas, alegres, cautivadoras, aparentan gran seguridad y autoestima y suelen ser líderes. También, poseen marcados rasgos de narcisismo, con tendencias manipuladoras, transgresoras, seductoras, arrogantes y cautivadoras Todos estos rasgos enmascaran su verdadera personalidad caracterizada por el miedo a no ser queridos, inseguridad y temor a la soledad.Pueden tener éxito profesional, pero no sienten estabilidad, pues son ansiosos ante las evaluaciones de superiores y muy intolerantes a la crítica..

Rossi, Antonella y Rubiolo, Valentina (2011) afirmaban que: ” Este fenómeno se sostiene en el joven por una inmadurez emocional y una profunda inseguridad directamente asociados al temor a no ser queridos. Una solución a la situación es detenerse en el tiempo, para quedar más ligados a la protección y el cuidado de la familia de origen. Esto genera cierta confusión en el entorno familiar, ya que el comportamiento de estos jóvenes no da lugar a su entorno para que se los trate como adultos.”

La dinámica familiar de estos jóvenes sostiene su manera de actuar donde los mecanismos de protección y contención no dejan lugar a la autonomía, autodesarrollo y evolución.

Según Torres (2011): “Las causas, efectivamente, resultan inciertas. La escasa literatura existente afirma de manera generalizada que es la sobreprotección de los padres la causa principal del síndrome, ya que a partir de ella se idealizará la juventud o adolescencia tendiendo a querer mantener su estado de privilegio. Kiley (1983), por su parte, enfatiza la falta de comunicación entre los padres, donde la madre se presenta como una mártir dedicada a atender a un hombre chauvinista y distante. Estas son, en nuestro parecer, explicaciones válidas pero insuficientes (…)”

 

BIBLIOGRAFÍA

  • Polaino-Lorente, A. Q. U. I. L. I. N. O. (1999). El complejo de Peter Pan y el problema del infantilismo.
  • Rossi, Antonella y Rubiolo, Valentina (2011). SÍNDROME DE PETER PAN, TRASTORNO NARCISISTA DE UNA ÉPOCA. III Congreso Internacional de Investigación y Práctica Profesional en Psicología XVIII Jornadas de Investigación Séptimo Encuentro de Investigadores en Psicología del MERCOSUR. Facultad de Psicología – Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires.
  • Torres-Vilar, N. (2015). El miedo a crecer: El síndrome de Peter Pan a través del cine. Persona, (14), 187-199.

 

Publicado en Blog | Deja un comentario

La frustración en la infancia

Seguramente en el momento en el que has leído la palabra frustración en el título te ha venido a la mente esa sensación de angustia y ansiedad que genera una situación donde no puedes conseguir lo que quieres.
Pero, por mucho que nos cueste verlo, la frustración es algo que nos vamos a encontrar en nuestro día a día y es necesario sentirlo para poder hacer frente a situaciones en las que va a estar presente ese sentimiento.

Y, ¿qué es la frustración? Podemos definirla como “la imposibilidad de satisfacer una necesidad o deseo; o un sentimiento de tristeza, decepción y desilusión que esta imposibilidad provoca”. La frustración puede derivar en ansiedad, rabia, depresión, angustia, ira o en sentimientos y pensamientos dañinos para el sujeto.

En mi opinión, la sociedad actual centrada en el materialismo, en el individualismo y narcisismo tiene gran parte de responsabilidad en este sentimiento que se hace cada vez más constante. Una sociedad donde el culto al cuerpo prima más que el estudio y el enriquecimiento intelectual. ¿Qué podemos esperar de una sociedad donde hay una cultura de la facilidad, del mínimo esfuerzo y de usar y tirar? No me malinterpretéis, experimentar frustración es necesario para nuevos aprendizajes. Pero, ¿es necesario esa continua frustración que nos podemos encontrar a lo largo del día? Sentimiento que puedes sufrir cuando pesas un poco más de lo que socialmente está permitido,cuando te transmiten que es lo normal tener el último modelo de Iphone cuando realmente no tienes dinero, cuando los medios de comunicación te transmiten que tienes que poder ponerte esa talla 34-36 que llevan las modelos. Da igual que seas inteligente o que tengas estudios, lo que necesitas es ser guapa. Vivimos en un mundo centrado en la ostentación y preocupados por “el qué dirán”.

Entonces, ¿cómo puedes inculcarle a un niño valores como la solidaridad, el altruismo, la responsabilidad, la seriedad, la austeridad, el compromiso…? En un artículo que aparece más abajo en la bibliografía pone: “un niño aprende cuando sus padres dicen no”. Me he parado a leer la frase de nuevo llena de sorpresa. ¡Qué gran verdad y que contradictorio con la forma de educar actual! “No te voy a comprar el juguete, hoy no comemos pizza…” Y, sin embargo, qué miedo pueden dar esas palabras cuando te tienes que enfrentar a sus consecuencias; un berrinche continuado, la repetición una y otra vez de eso que quiere, gritos, etc. Pero, ¡qué necesario es el decir no!

Hay quien desea evitarle a sus hijos las frustraciones que se puede encontrar a lo largo de su vida (ya sea por el miedo a crearle un “trauma”, por el recuerdo de la propia infancia donde sufrió y no desea que su hijo sufra o por la inseguridad de perder el cariño del niño) pero, debe dejar que las padezca y enseñarle a resistirlas y hacerles frente. Frustraciones aparecerán en nuestras vidas inevitablemente, mejor tener una historia de aprendizaje previa conociendo cuáles son nuestros puntos fuertes y cómo las podemos combatir.

 

Seguro que pensaréis que al niño hay que educarle con cariño y amor. Y estoy totalmente de acuerdo, pero en la vida no sólo encontramos emociones positivas; por ello, es necesario que les enseñemos toda clases de emociones que puedan encontrarse. Es importantes que el niño obtenga tanto cariño como frustración.

Actualmente hay muchos niños acostumbrados a conseguir todo lo que quieren al instante, a manipular a sus padres, a tener plena libertad de hacer lo que quieran y cuando quieran. Cuando los veo no puedo evitar sentir pena, ¿qué será de ellos el día de mañana? Porque no podrán seguir actuando como han hecho durante toda su infancia y seguro que adolescencia. El mundo adulto no funciona así. Y, al final, todos esos años en los que los padres han intentado evitarles momentos de frustración no habrán servido para nada, ya que de adulto sufrirán una sensación de insatisfacción y frustración continua por no poder conseguir lo que quieren de manera rápida; descubren que el mundo requiere un esfuerzo y sacrificio continuo, que hay veces que debes hacer cosas que no te apetece…

 

El aprendizaje debe comenzarse en la infancia, aprender a hacer frente a los momentos de frustración, a actuar de forma autónoma, a responsabilizarse poco a poco de sí mismo; motivarle a la reflexión, al compromiso y al esfuerzo. Inculcando esos aprendizajes conseguiremos que los niños sean fuertes, seguros y con herramientas para poder hacer frente a la vida.

Recordad: “un niño aprende cuando sus padres dicen no”

 

Bibliografía

  • Cabellero, A. L. (2009). La frustración como elemento educativo. Padres y Maestros. Publicación de la Facultad de Ciencias Humanas y Sociales, (323), 24-29.
  • http://www.psicologiaamayaterron.com/la-frustracion

 

Publicado en Blog | Deja un comentario

Septiembre

Y sin darnos cuenta comenzó Septiembre…

Adiós a las vacaciones, al descanso, a la desconexión. A dormir sin despertador, a los viajes, a la playa, a la anarquía que tienen esos días de verano donde las horas es un concepto al que se le da poca importancia.

Pero, en mi opinión, Septiembre tiene su encanto. Es el mes que te devuelve a la rutina, que te organiza las ideas, donde le das importancia a las horas de nuevo, donde tu vida ya tiene un orden y la anarquía pasa a ser algo que echas de menos. ¿Y qué encanto puede tener esto para mí?

El verano es mi época favorita. Tienes esa libertad que solo puedes disfrutar durante el año los fines de semana. En las vacaciones todos los días son fines de semana. Pero, si los 365 días del año fueran fin de semana ¿qué encanto tendría?

Septiembre huele a nuevo, a volver a empezar, a nuevas metas, objetivos e ilusiones.
A algunos les cuesta más que otros volver a la rutina, adaptarse al trabajo, comenzar con las metas que te has propuesto durante el verano, etc., pero pienso que la mayoría al final acaba contento de que Septiembre vuelva de nuevo.

En breve comenzaremos a ver noticias sobre las depresiones post-vacacionales, pautas y consejos para adaptarnos a la vuelta a la rutina, etc. ¿Mi consejo? No hacer caso, ya verás como poco a poco te irás adaptando al nuevo día a día. Lo que sí recomiendo es intentar hacerlo con ilusión, busca hacer algo cada día (por insignificante que sea) que sepas que te apetece mucho y que te hará feliz.

Dile adiós a Agosto y dale la bienvenida a Septiembre, sin quejas, sin malas caras, sin pena, ya que al fin y al cabo todo mes tiene su encanto.

 

Publicado en Blog | Deja un comentario

Mi resistencia

 

Me encanta leer, es algo que me divierte tanto como ver una buena película o serie. Me ayuda a entrar en el cuerpo de otros y comprenderles, a conocer otros mundos estando sentada en mi sofá, a vivir en el pasado y también en el futuro. Pero lo que más me gusta es que aprendo. Aprendo de las personas, de otras culturas, de aspectos relacionados con mi profesión, etc.

El otro día, leyendo un libro con cuentos y metáforas para trabajar en terapia descubrí este precioso relato donde Yolanda Calero habla sobre “su” resistencia. Hace una descripción tan bonita y precisa que me apetecía mucho compartirla aquí y animar a la reflexión de la propia resistencia de cada uno. ¿Qué importancia le das? ¿En qué momentos te ha ayudado? ¿Cómo piensas que puede ser?…

Os copio el relato y espero que lo disfrutéis tanto como yo lo hice:

“Mi resistencia

La resistencia es fundamental y básica en mi vida. Por ella vivo y por ella he sobrevivido a todo aquello que más me ha costado entender y asimilar y a tantas cosas que me han intentado imponer por cojones, sin explicación. Creo que hemos llegado a ser una misma cosa. Cuando ella pierde fuerza, mi mente se debilita, pero si está tranquila y campando a su ritmo, yo soy toda vida. Es como mi unicornio azul.

Sólo nos distanciamos cuando asoma la emoción y quiere quedarse dominando la situación, ser lo más fuerte.

La emoción es para mi algo superior. Lo que pasa es que como no siempre la necesito, paso un poco de ella. Aunque debo reconocer que a veces puede con nosotras, con la resistencia y conmigo. Suele coincidir con los momentos más geniales, más mágicos de mi vida…¡Buf! También con la decepción y la tristeza, las más crueles emociones.

A la emoción le debo el amor, la gratitud, la lealtad, la amistad, la confianza, la melancolía, todas las sensaciones, los colores, los aromas, el olor a monte y el olor a mar…Le debo ser MADRE, con todas las letras mayúsculas.

A la resistencia le debo la vida. Le debo el haber aprendido a deber algo a cada uno, a ser esponja selectiva, a valorar de cada cual aquello que me ayuda a coser mi vida, a hacer la labor más bonita y arriesgada, mi propia vida. Le debo sobre todo la emoción.

Ella me debe el no saber depender de los demás, el pensar siempre que soy yo la que tengo que solucionar las cosas. Me debe muchos momentos de tranquilidad y de paz interior.

Pero gracias a la resistencia soy lo que soy, he conseguido llegar hasta aquí y tener una vida bastante alejada de lo que un día me hicieron creer que era mi destino…¡Y joder si lo he conseguido!

¡Ah! Se me olvidaba decirte su aspecto. Mi resistencia es una atractiva mujer vestida de traje romano, rojo y dorado, como los de aquellos personajes de las películas de mi infancia -me encantaban las pelis de romanos-. Es una mujer fuerte como ¡Xena! pero vulnerable como ¡La Dentelliére!

La emoción es como el mar más hermoso del mundo, como el mar que sólo se puede vivir con esas personas que a lo largo de tu vidas eliges para sentir.

Yolanda Calero. Enero, 2004″

Hasta el momento en el que leí este pequeño cuento no me había parado nunca a pensar en mi propia resistencia. El papel tan importante que cumple en nuestras vidas y, aún así, una eterna olvidada.

Me paré a pensar los momentos en los que me ha ayudado y en los que me he ido fortaleciendo poco a poco, ayudándome a madurar y a vencer situaciones complicadas que han ido apareciendo en mi vida.

¿Cómo es mi resistencia? En un primer momento la imaginé como un guerrero fuerte y con cara seria. Pero,     recordé el año en el que hice el Camino de Santiago y personifiqué a la resistencia como ese caminante que recorre el camino que es la vida, donde lleva una mochila pesada en la que va dejando algunas cosas por el camino o las va introduciendo en su mochila. Un camino donde tiene que pararse a descansar pero que luego sigue y sigue y sigue… Mi resistencia es un caminante que no se rinde a pesar de las circunstancias y le doy gracias por ayudarme a enfrentar los golpes de la vida de la mejor manera posible.

Y, ahora te toca a ti.

¡Piensa en tu resistencia!

 

 

Publicado en Blog | Deja un comentario

El miedo

Buenas tardes, he vuelto.
Los que lean algunos post que escribo se habrán preguntado dónde me he metido, qué ha pasado con este proyecto que comencé hace casi un año. Dos meses y medio sin escribir es mucho tiempo, quizás demasiado.

Pero no he podido escribir, me ponía en frente del ordenador y en el momento en el que deberían fluir las palabras como lo hacían en los post anteriores y como ocurre ahora, solo encontraba silencio. No era un silencio castigador por no ser capaz de escribir nada, era un silencio que me expresaba que ahora mismo no tenía nada que decir.

Estos dos meses y medio he estado tan centrada y preocupada con la incertidumbre de lo que ocurriría en mi futuro que las ideas y conceptos solo se centraron en eso: EL FUTURO. Me sentía invadida por el miedo, un malestar continuo, la sensación de un entrecejo fruncido constante y un sabor amargo en mi boca. ¡Qué sentimiento más traicionero el miedo! Y fue creciendo día a día, poco a poco y acabó personificándose, era una vocecita en mi cabeza enfadada y preocupada constantemente. ¿Quién no ha sentido ese miedo por el futuro? Por lo que te depara. Preguntándote una y otra vez si es el camino acertado el que estás tomando o te estás equivocando.

Y tras el miedo y la incertidumbre llega el desenlace. El mío con noticias no muy buenas, acompañado de una cierta sensación a fracaso. Sentir que has trabajado y te has esforzado lo mejor que has podido pero no ha sido suficiente. Me dí mi día para estar triste y me sentí lo más triste que pude. Sin embargo, ocurrió algo que me hizo ver que aunque no se consiga algo siempre hay cosas que hemos logrado. Esa circunstancia me hizo ver que al final todo saldría bien y que debía pararme a valorar todo aquello que he conseguido y no solo lo que no he podido lograr.

Ese es nuestro problema, o al menos el de la mayoría, que el nivel de autoexigencia es excesivo. No digo que ante algo importante que no hayas logrado tengas que dejarlo a un lado y pensar solo en lo bueno. Lo que digo es que durante el proceso de intentar conseguir algo hemos aprendido mucho y también se debe valorar. Pero por supuesto, hay que luchar para conseguir lo que queremos. ¿Fracasamos o caemos?, pues nos toca levantarnos y seguir, mejorar lo que habíamos hecho y seguir luchando. Porque cuando alguien tiene un objetivo real en su vida, nada ni nadie debe alejarlo de él.

¿Por qué no me gusta la palabra fracaso? Algunos dirán que el fracaso es no conseguir lo que quieres pero, para mi gusto, hay un matiz en la palabra muy castigadora que lo único que hace es herirte y ayudarte a hundirte. He descubierto que el fracaso no es más que aprender. He aprendido a que no lo he hecho como debía, que debería haberme esforzado más o que simplemente no tenía que pasar. Vamos a aprender en lugar de fracasar, vamos a darnos cuenta que hay muchos caminos para hacer las cosas y que a veces cogemos el equivocado. Pero tenemos suerte, porque solo tenemos que volver y emprender otro nuevo.

Sin embargo, el futuro aún me asusta, mi miedo se ha relajado y ha dejado que la voz de la tranquilidad y la esperanza hablen más alto que él. Pero quiero seguir sintiendo ese miedo,no quiero que desaparezca, porque es el que me pone alerta, es el que me hace esforzarme día a día diciéndome todo lo que tengo que hacer para mejorar y es ese miedo el que conseguirá que me convierta en una buena profesional en el futuro.

Así que escuchad a vuestro miedo, no le echéis de vuestra cabeza ya que él os ayudará a conseguir lo que queréis, pero nunca dejéis que sea él quien guíe vuestro cuerpo.

Publicado en Blog | Deja un comentario

Hoy quiero escribirle a las madres

Hoy quiero escribirle a las madres, no porque se acerca su día y las calles se han llenado de carteles celebrando esa fiesta. Quiero escribirle a ellas porque llevo mucho tiempo admirándolas y ya es hora de poner con palabras lo que pienso de ellas.

Hoy quiero escribirle a aquellas mujeres que luchan frente a cualquier adversidad, que siempre encuentran fuerzas, que nunca se rinden y están dispuesta a todo por sus hijos.
Cuando uno es pequeño sientes admiración por tu madre, pero siempre pasan por tu cabeza pensamientos como: “qué pesada es mi madre. Lo único que quiere es molestarme. ¿Por qué tengo que limpiar el cuarto?…”. Pero uno llega a ser adulto y se da cuenta que lo único que busca esa persona que te insiste día a día es tu bien. Ya ni siquiera el suyo, porque ellas dejan de preocuparse por sí mismas (en muchos momentos) y su mayor energía se la dedican a sus hijos.
Qué bien iría el mundo si todos fuéramos madres de la sociedad. Sería una sociedad que lucha, que protege, justa, dispuesta a dar todo el amor que tiene; una sociedad que sonríe y es feliz y se preocupa por aquellos que necesitan ayuda.
Pero hay que aceptar aquello que no es posible y valorar aquello que ya tenemos.
He vivido experiencias cercanas donde he podido tratar con madres que tenían hijos con necesidades especiales, ya sean con enfermedades que acortaban su vida, discapacitados o disminuidos psíquicos. Cuando ves a los niños te inunda una enorme pena y compasión, pero si te paras a observar a sus madres, a escucharlas, te sorprenderá lo que descubres.
La emoción que yo sentí y que sigo sintiendo cada vez que lo revivo es admiración. Siempre una sonrisa iluminaban sus rostros, siempre dispuestas a más si eso podría ayudar a sus hijos, siempre con una fuerza interior que podría compararse con la fuerza de un tsunami. Son verdaderas luchadoras que frente a las adversidades consiguen amoldarse y superarse día a día.
No quiero quitarle mérito a las madres en general, es sólo que esa vivencia me hizo ver lo fuerte que realmente es el ser humano y lo poco que nos valoramos. Lo que nos limitamos y no somos  conscientes de la gran capacidad que tenemos como personas que somos.
Piensa en tu madre, y recuerda todos esos esfuerzos que ha hecho por ti, revive esos momentos en los que tu has dicho “no puedo” y has recibido una frase de ánimo suya, un apoyo o algo que te ha ayudado a seguir. Piénsalo, seguro que hay muchísimos momentos así. Déjate llevar por esos recuerdos por donde te ha sumergido tu cabeza, revívelos, sonríete y dale gracias a tu madre, da igual si te oye o no, solo agradécelo de corazón. Porque eres lo que eres en parte también a ella y a pesar de las vivencias malas en la vida siempre es mejor que primen las buenas.
Y para finalizar, solo quiero decir: gracias mamá.

Publicado en Blog | Deja un comentario