Inicio

 

Bienvenido a mi página, soy Elisa Ramos, psicóloga especializada en Psicología Infanto-Juvenil y en proceso de especializarme como psicóloga en Atención Temprana.

Me gustaría dar una definición exacta sobre ambos conceptos ya que es lógico que nos puedan ser desconocidos o ambiguos:

La Psicología infantil se encarga del estudio del comportamiento del niño, desde su nacimiento hastreading-2_thumba su adolescencia. De esta forma, esta rama de la psicología se centra en el desarrollo físico, motor, cognitivo, perceptivo, afectivo y social. Así es como los psicólogos infantiles llevan adelante métodos para prever y resolver los problemas en la salud mental de los niños.
La psicología infantil atiende dos variables que pueden incidir en el desarrollo del niño: el factor ambiental, como la influencia de sus padres o de sus amigos, y el factor biológico, determinado por la genética.

La Atención Temprana (AT) es el “conjunto de intervenciones, dirigidas a la población infantil de 0-6 años, a la familia y al entorno, que tienen por objetivo dar respuesta lo más pronto posible a las necesidades transitorias o permanentes que presentan los niños con trastornos en su desarrollo o que tienen el riesgo de padecerlo”.
Las actividades relacionadas con la AT no solo se inician al nacimiento. También todo lo que pase durante el embarazo influye en cómo se va a desarrollar la primera infancia; tanto para los niños como para sus familias y las relaciones e interacciones que se van creando entre ellos.

En esta página wmusicaeb podréis encontrar una sección de BLOG donde descubriréis artículos y reflexiones personales sobre la psicología en general;  si os gustaría conocerme un poco más en la sección SOBRE MÍ descubriréis mis experiencias como psicóloga y la formación que he llevado a cabo a lo largo de estos años.
Los diferentes servicios e intervenciones lo encontraréis en el apartado SERVICIOS y, en el caso de que tengáis alguna duda o consulta podéis contactar conmigo en el apartado de CONTACTO.

 

La infancia es una etapa maravillosa. No hay pasado, no hay futuro; sólo un presente que se mira con inocencia e ilusión (Carla Montero)